Derecho al pataleo

Desempolvo mi blog, reconozco que lo tenía un poco abandonado, para ejercer mi derecho al pataleo.

Ya puestos a reconocer, reconozco también que todos los arquitectos, alguna vez, nos hemos “inspirado” en algún edificio fetiche, a la hora de ponernos a proyectar. Seguramente en nuestras obras, se puedan interpretar los trazos de los grandes maestros (en una edición burda…); se puedan reconocer partes de esos edificios que siempre hubiéramos querido parir nosotros; se puedan apreciar las influencias que todo artista (sí, los arquitectos también somos artistas) vamos acumulando a lo largo de nuestra vida.

Bueno, todo esto tan bonito es una forma de decir, que alguna vez hemos, como nos gusta decir, “homenajeado” a alguien haciendo nuestra una idea, un planteamiento o una forma de usar y combinar los materiales.

Pero mira tú por dónde, se me ha presentado la papeleta de que me usurpen una obra arquitectónica. ¿Usurpen…? Sí, que alguien (uno que dice llamarse colega), ha cogido un proyecto mío, le ha cambiado el peinado y lo firma como suyo… y lo peor de todo, lo cobra como suyo.

En un primer momento no sabes si sentirte halagado, no en vano y como dijo Caleb Colton, “La imitación es la forma más sincera de la adulación”. Pero en un segundo momento (y en un tercero, y en un cuarto…), el ceño se te frunce, y piensas que otro se está llevando TU dinero, y no porque sea mejor que tú, sino porque ha firmado algo tuyo y encima lo cobra más barato.

Lo bueno es que uno tiene pruebas de la autoría, y de la fecha de la creación, cosa que me tranquiliza. Lo malo, que cuando acudes al Colegio, se mojan poco, y empiezas a entender que el camino a recorrer puede ser largo y tedioso (pero no dudéis que lo ando, hombre que si lo ando…).

Ahora lo único que sueño, es que una llamada telefónica, deshaga el malentendido y ponga las cosas (y a los autores) en su sitio.

Está claro que en esta profesión nuestra, tan apasionante y bella, los codazos entre compañeros están más al día que en un Sevilla-Betis, y que las entradas, duelen más que las que van al tobillo.

Bueno, a ver qué pasa.

Anuncios
Derecho al pataleo

La arquitectura o el arte de jugar a ser Dios…

View this post on Instagram

Recuperación de cubierta de caballos de madera

A post shared by Francisco Gómez (@francisco_gomez_arquitecto) on

 

Hay pocas sensaciones como la de ver crecer poco a poco algo que un día solo fue un proyecto, un dibujo en un papel, una idea en tu cabeza…

 

La arquitectura o el arte de jugar a ser Dios…

Proteger = Incentivar

casas Madre de Dios

Que hay que proteger, recuperar y poner en valor nuestro patrimonio arquitectónico es evidente y creo que a estas alturas nadie opina lo contrario.

Que para ello hay que usar las herramientas que la ley pone a nuestra disposición, como el planeamiento urbanístico, tampoco se pone en cuestión.

Ahora bien, el desencuentro está en dónde colocar esa delgada línea roja que separa lo que tiene valor de lo que no, lo que merece la pena ser conservado de lo que no y más difícil aún… ¿Cómo hacerlo viable?

Está claro que la protección que se establece en los Planes Generales de Ordenación Urbanística es la principal forma de “proteger” las edificaciones singulares, que por su valor arquitectónico, histórico o artístico merecen ser mantenidas en su esencia para que sirvan de legado a las generaciones venideras. Pero… ¿Qué ocurre cuando lo único que propone el planeamiento son restricciones? ¿Qué pasa si ese encorsetamiento legal que afecta a parte o la totalidad de los edificios protegidos no viene acompañado de incentivos que hagan viables las intervenciones en ellos?

Seguir leyendo “Proteger = Incentivar”

Proteger = Incentivar

Catalogando edificios

13227680_10205832781489596_1446444021799791865_o

¿Os imagináis cómo se puede hacer una crítica de cine sin haber visto la película…? ¿O un resumen de un libro que no se ha leído…? ¿Veis al Sr. de la Guía Michelín repartiendo estrellas sin haber probado la comida antes…?

Pues bien, eso precisamente es lo que ha ocurrido en el nuevo Catálogo de Edificaciones Protegidas del nuevo Plan General de Ordenación Urbana de Puente Genil.

Hace ya tiempo que muchos venimos viendo la desproporción de dicho documento, en el que se establecen tanto las edificaciones protegidas por su valor artístico, histórico, constructivo y arquitectónico, como su grado de protección.

Seguir leyendo “Catalogando edificios”

Catalogando edificios

Los oficios olvidados

Archivo 17-5-16 11 11 58

La arquitectura es considerada una de las artes casi desde que el hombre se puso de pie y comenzó a conquistar el planeta. A lo largo de los siglos, los arquitectos, desde aquéllos que diseñaron las tumbas megalíticas de Menga y Viera (Antequera, Málaga), hasta los actuales arquitectos megalómanos como Calatrava, Hadid o Ghery, han dejado su impronta en la historia a través de sus edificios.

Hablar de la construcción de un edificio es hacerlo de la participación de un compendio ordenado de oficios que de forma independiente aportan su conocimiento y experiencia para formar un todo general, coordinado y único.

Seguir leyendo “Los oficios olvidados”

Los oficios olvidados

Identidad Digital

digital

“Si no estas en internet, no existes”… Sentencia que hemos escuchado decenas de veces en los últimos tiempos y con la que probablemente todos estamos de acuerdo pero, ¿cómo hacerlo? ¿Cómo triunfar en Twitter, Facebook, Instagram…? ¿Cómo conseguir miles de seguidores, generar tendencia, marcar el camino…?

Recién aterrizado del curso de “Identidad Digital para Arquitectos” impartido por Lorenzo Barno, la mitad de Stepien y Barno, muchas de esas dudas parecen disipadas (aunque siempre surgen otras nuevas). Y curiosamente durante las dos jornadas, no hemos abierto un ordenador, no hemos redactado ni un tuit, hemos estado offline.

Únicamente hemos usado una herramienta digital, nuestro cerebro, aunque claro, es la mejor de la que disponemos. En realidad, es más sencillo de lo que parece y al mismo tiempo mucho más complicado.

Seguir leyendo “Identidad Digital”

Identidad Digital

La privatización del espacio público

matallana

A raíz de la lectura de un interesante artículo sobre urbanismo y territorio, “Peatonalizar la calle para privatizarla” de José Taboada, he estado pensando sobre la problemática local de nuestra ciudad, que no se diferencia mucho de la generalidad.

En los últimos años se está dando en las ciudades, concretamente en los centros históricos y en las zonas comerciales, un proceso de peatonalización de las calles principales.

Objetivamente la peatonalización del espacio público es positiva, porque peatonalizar es sinónimo de humanizar.

Se gana en calidad ambiental (acústica y atmosférica), se reordena el espacio público, se aumenta la movilidad, se mejora la calidad de las vías urbanas (mobiliario urbano, arboleda, etc.) y se promueven nuevos flujos y formas diferentes de usar la ciudad.

El problema está cuando la humanización de las calles no produce nuevas y diferentes interacciones sociales. Por desgracia, la eliminación del tráfico rodado, no responde al intento de generar calidad en el reordenado vial, sino que paradójicamente, la peatonalización al mismo tiempo lleva asociada una privatización del espacio público.

Seguir leyendo “La privatización del espacio público”

La privatización del espacio público